Por Comunicaciones

El año pasado la 74a Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 29 de septiembre como el día para hacer consciente la necesidad de “transformar y re-equilibrar la forma en que se producen y consumen nuestros alimentos”. Por primera vez, este año se celebra el Día Internacional de Conciencia de la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos.

El Consumo y producción responsable es el Objetivo de Desarrollo Sostenible N°12 y contribuye en la lucha por el Hambre Cero y la adaptación al Cambio climático. En este sentido la producción sostenible de los sistemas agroalimentarios es un requerimiento clave, al igual que la reducción en los desperdicios de comestibles, en la promoción de la seguridad alimentaria.

Cuando los alimentos se pierden o se desperdician, todos los recursos que se utilizan para producirlos, el agua, la tierra, la energía, la mano de obra y el capital, son malgastados. De igual manera sucede con aquellos productos que no pueden ser ubicados para su venta, o por los cuales un pequeño productor obtiene muy poco dinero. El proyecto “Agricultores Familiares, Innovación y Mercados” co-financiado por FONTAGRO, propone contribuir al fortalecimiento de estrategias innovadoras de producción y comercialización de alimentos que permitan retener una mayor proporción del valor generado por los agricultores familiares. Además, la existencia y proliferación de mercados de contacto directo entre productores de la agricultura familiar y consumidores contribuye a reconocer el proceso de producción de los alimentos y a valorarlo, desalentando el desperdicio de los mismos.

El proyecto se está llevando a cabo en Argentina, Bolivia y España, en donde se sistematizan estas experiencias y lógicas de comercialización para potenciarlas y aportar en el diseño de políticas públicas que las multipliquen. Directamente del proyecto se benefician más de 3 mil agricultores que participan de diferentes mercados y están organizados entre ellos. Indirectamente los beneficiarios superan las 250 mil personas que pueden acceder a comprar productos de calidad.

Particularmente, en el contexto de la crisis sanitaria por COVID-19 se destacaron las cadenas cortas de venta directa por bolsones y plataformas. Esto demuestra una capacidad de responder a la coyuntura desde las lógicas comerciales y un beneficio adyacente del medio ambiente.

 

***

Sobre FONTAGRO

FONTAGRO se creó 1998 con el propósito de promover el incremento de la competitividad del sector agroalimentario, asegurando el manejo sostenible de los recursos naturales y la reducción de la pobreza en la región. El objetivo de FONTAGRO es establecerse como un mecanismo de financiamiento sostenible para el desarrollo de tecnología e innovaciones agropecuaria en América Latina y el Caribe y España, e instituir un foro para la discusión de temas prioritarios de innovación tecnológica. Los países miembros son: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, España, Honduras, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela. En los últimos 22 años se han cofinanciado 159 plataformas regionales de innovación agropecuaria por un monto de US$119.5 millones, que ha alcanzado a 531 instituciones y 33 países a nivel mundial.