Por Comunicaciones

(Washington DC, 21 de octubre de 2020) FONTAGRO participó de la XXXVI Conferencia Regional de la FAO para América Latina y el Caribe con sede virtual en Managua, Nicaragua. Este evento bienal, celebrado entre el 19 y el 21 de octubre, reunió a los gobiernos de los 33 Estados Miembros en la región, para enfrentar los principales desafíos en alimentación y agricultura.

 

América Latina y el Caribe enfrenta un gran desafío en su tarea de transformar los sistemas agroalimentarios en pos de un modelo de desarrollo para la erradicación del hambre y la malnutrición, con mayor sostenibilidad y resiliencia al cambio climático. Adicionalmente, la emergencia sanitaria mundial por COVID-19 hizo más complejo el escenario, por el impacto recesivo de la pandemia en las economías, el agro y la seguridad alimentaria.

“El desarrollo rural acompañado por soluciones concretas desde la ciencia, la tecnología y la innovación es prioritario”. Postura que argumentó FONTAGRO en su intervención, como parte del Comité Científico Académico de América Latina y el Caribe, en la 36° Conferencia Regional de la FAO para ALC. “De las 169 metas incluidas en los ODS, el 78% depende de lo que se logre en las zonas rurales”, comentó Eugenia Saini, Secretaria Ejecutiva de FONTAGRO, y agregó: “El sector agropecuario tiene gran importancia en los PBI de los países de la región, relevancia en el potencial de exportación y en la generación de divisas y empleos”.

El aporte que hace la ciencia, a través de conocimientos científicos que devienen en tecnologías e innovaciones, es fundamental para el manejo sostenible de los recursos naturales, la mejora de los procesos productivos y el incremento de la productividad total de los factores, la eficiencia, sostenibilidad y resiliencia en las fincas.

Tener equipos de científicos y técnicos trabajando en red en los países de la región es clave para transformar y fortalecer los sistemas agroalimentarios. En América Latina tanto la academia como los Institutos Nacionales de Investigación e Innovación Agropecuaria tienen un rol indiscutible en este sentido. Sin embargo, “los países aún deben concientizarse sobre la importancia estratégica que tiene una política de inversión de largo plazo en I+D+i pública, y de contar con mecanismos de coordinación financiera con otras agencias y el sector privado”, explicó Eugenia Saini.

En su intervención FONTAGRO señaló entre los ítems necesarios para continuar con el desarrollo rural sostenible: la mejora de infraestructura general, el fomento de polos de desarrollo y universidades, la mejora de la protección social y la revisión de políticas y marcos jurídicos. Por otro lado, indicó que también resulta imprescindible el apoyo a ecosistemas multiactores y multi e interdisciplinarios con el sector privado y la academia para complementar sus fortalezas, facilitando los procesos de adopción y transferencia. Finalmente se solicitó a la FAO el apoyo para lograr una más eficiente acción colectiva de coordinación interinstitucional y movilización de recursos junto con el sector privado, y así poder ser más eficaces en el cumplimiento de los ODS.

 

Acceda a todos los discursos aquí.

 

***

Sobre FONTAGRO

FONTAGRO se creó 1998 con el propósito de promover el incremento de la competitividad del sector agroalimentario, asegurando el manejo sostenible de los recursos naturales y la reducción de la pobreza en la región. El objetivo de FONTAGRO es establecerse como un mecanismo de financiamiento sostenible para el desarrollo de tecnología e innovaciones agropecuaria en América Latina y el Caribe y España, e instituir un foro para la discusión de temas prioritarios de innovación tecnológica. Los países miembros son: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, España, Honduras, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela. En los últimos 22 años se han cofinanciado 159 plataformas regionales de innovación agropecuaria por un monto de US$119.5 millones, que ha alcanzado a 531 instituciones y 33 países a nivel mundial.