Por Comunicaciones

Noviembre, 2022 -. La Dra. Eugenia Saini, Secretaria Ejecutiva de FONTAGRO, participó en el lanzamiento de la Alianza de Agricultura del Carbono para la Investigación y la Gestión( C-FARM, por sus siglas en inglés), una iniciativa apoyada por múltiples actores que busca estudiar el secuestro de carbono en la práctica agrícola, con el fin de generar contribuciones positivas para el clima y aumentar el potencial de mejora de la calidad del suelo.

El proyecto, liderado por Ohio State University, busca crear importantes datos sobre cómo la agricultura del carbono puede ser una herramienta útil en la lucha contra el cambio climático, a la vez que mejora los suelos y, por tanto, los rendimientos de los cultivos. Se trata de una iniciativa de 15 millones de dólares, que repercutirá en los agricultores, los gestores de la tierra, el personal de extensión, los responsables políticos, las partes interesadas, el sector privado, las organizaciones no gubernamentales y el público.

Desde 2021, FONTAGRO, junto con el Ministerio de Industrias Primarias de Nueva Zelanda, apoya el desarrollo del proyecto «Oportunidades de secuestro de carbono en los suelos de América Latina y el Caribe» que está siendo implementado en Argentina, Chile, Colombia, Costa Rica y Uruguay por los institutos nacionales de investigación agrícolas (INTA Argentina, INIA Chile, INTA Costa Rica, INIA Uruguay, Agrosavia – Colombia, junto con la Alianza Bioversity International – CIAT y el Ministerio de Agricultura de Argentina y Uruguay. Esta iniciativa se une ahora al estudio más amplio sobre la agricultura de carbono, ejecutado por Ohio State University, bajo la dirección del Dr. Rattan Lal, científico de suelos premiado.

«Como se ha discutido en la región, reforzamos la idea de que la agricultura debe ser parte de la solución sobre el cambio climático; esto, por supuesto, necesita ser apoyado por la ciencia y aquí es donde FONTAGRO entra como un facilitador entre el conocimiento generado en nuestra región y el estudio más amplio. Estamos a favor de la ciencia colaborativa, las implicaciones son beneficiosas no sólo para nuestro proyecto, sino que esperamos que esto contribuya a una mejor comprensión de la ciencia detrás de la agricultura de carbono a través de C-FARM», dice Saini.

La visión general de la colaboración de FONTAGRO es crear sinergias para promover la ciencia y la innovación para hacer frente a los retos climáticos que afronta el sector alimentario y agrícola. Como el proyecto de FONTAGRO se desarrolla en muchos países, sirve para ampliar el alcance geográfico del proyecto, junto con los conocimientos y experiencias de los investigadores que trabajan en el sector desde hace años.

Otros colaboradores de esta iniciativa son el Instituto Interamericano de Cooperación Agrícola, Bayer U.S. – Crop Science, Microsoft, Cotton Incorporated, Corteva, Ohio Corn and Wheat Growers Association, Ohio Soybean Association, Kansas Corn, United Sorghum Checkoff Program, National Sorghum Producers, Utah Department of Agriculture & Food, Kansas State University, Michigan State University y Utah State University. El proyecto también contará con el apoyo de colaboraciones científicas con el Servicio de Investigación Agrícola del USDA, los Laboratorios Nacionales de Sandia, el Servicio Geológico de los Estados Unidos y el Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias de Uruguay. La Oficina de Investigación de la Universidad Estatal de Ohio, la Escuela de Postgrado y la Oficina de Investigación y Educación de Postgrado del CFAES también apoyan el proyecto.

 

***

Sobre FONTAGRO

FONTAGRO se creó 1998 con el propósito de promover el incremento de la competitividad del sector agroalimentario, asegurando el manejo sostenible de los recursos naturales y la reducción de la pobreza en la región. El objetivo de FONTAGRO es establecerse como un mecanismo de financiamiento sostenible para el desarrollo de tecnología e innovaciones agropecuaria en América Latina y el Caribe y España, e instituir un foro para la discusión de temas prioritarios de innovación tecnológica. Los países miembros son: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, España, Honduras, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela. En los últimos 22 años se han cofinanciado 167 plataformas regionales de innovación agropecuaria por un monto de US$124 millones, que ha alcanzado a 452 instituciones y 33 países a nivel mundial.