Por Comunicaciones

FONTAGRO e IICA coinciden en el objetivo de impulsar la innovación tecnológica en el agro como elemento necesario para alcanzar el desarrollo sostenible. Como parte de esto, reconocen la importancia de impulsar la generación y aprovechamiento de nuevas tecnologías, en especial las AgTechs y, dentro de las mismas, las digitales. En esa línea, organizan el ciclo de webinars “Protagonistas de la Agrodigitalización en América Latina y Caribe”. 

El 24 de septiembre, tuvo lugar, en forma virtual, el # 4 Webinar “Desarrollo y aprovechamiento de tecnologías” AgTech & Blockchain que contó con destacados desarrolladores y usuarios de la tecnología.

Para iniciar, Leandro Cobacho (Consultor de productos y servicios externos, FONTAGRO en BID) presentó a los moderadores Eugenia Saini (Secretaria Ejecutiva de FONTAGRO) y el Sr. Federico Bert (Consultor Principal de IICA), para luego dar paso a los panelistas: Pablo Raices (Líder regional de la alianza LACChain en el Cono Sur), Albán Sánchez Cabezas (CEO de Lantern Technologies), Gerardo Escudero (Representante de IICA Panamá) y Alvaro Celleri (Gerente de Transformación de Negocios de El Ordeño).

Primeramente, Eugenia Saini explicó que FONTAGRO es un mecanismo de cooperación único en la región. “Trabajamos para potenciar el desarrollo de tecnologías en la región, mejorar la vida de la gente, achicando las brechas de producción, maximizando la eficiencia, la resiliencia y sostenibilidad”, argumentó.  

Refiriéndose a los objetivos de éste ciclo de webinars, Saini comentó “Junto a IICA, nuestro objetivo es traer la digitalización del sector, los pensamientos y las experiencias, conocer a los protagonistas que lideran los cambios en los países y la región” .

Por su parte, Federico Bert mencionó “queremos ayudar a que la digitalización avance, porque es un gran aporte a la trazabilidad de los sistemas agroalimentarios, permite aumentar la producción y mejora el trabajo rural”. Luego dio paso a los protagonistas del blockchain aplicado en los sistemas alimentarios.

Comenzando con los panelistas, Pablo Raíces explicó “LACChain es una alianza global integrada por diferentes actores del entorno blockchain, fundada en el año 2019 y liderada por el Laboratorio de Innovación del BID. Nuestra misión es acelerar el desarrollo del ecosistema blockchain en América Latina y el Caribe, fomentando la innovación y reduciendo las desigualdades económicas, sociales y de género”.

Raíces describió los distintos tipos de redes blockchain, las no permisionadas, las privadas y permisionadas y las públicas permisionadas, tal como LACChain, y en este punto dijo “LACChain es una red pública y abierta, descentralizada, transparente, con tarifas de transacción bajas, no basadas en criptomonedas, no es anónima y de privacidad habilitada. Poniendo a LACCain en números, indicó que tienen 109 nodos desplegados, 63 entidades participando en el ecosistema, 9 países y más de 600 entidades integradas

También mencionó que los proyectos de la alianza se enfocan en dos grandes pilares: la comunidad y la infraestructura, cuyos resultados se fundamentan en el empoderamiento de las personas, la mejora en la seguridad digital, la generación de confianza en la economía y la sociedad digital, fomentando el uso eficiente de la energía. 

Antes de dar paso al siguiente orador, raíces manifestó que el reto más grande al cual se enfrentan tiene que ver con la legislación, en ese sentido dijo “se está creando un universo digital en un mundo analógico, hay que crear nuevas legislaciones que validen la tecnología”. Atento a ello, están armando mesas de trabajo con abogados y politólogos, para proveer de información a los decisores políticos.

 

Representando a los usuarios de blockchain, Alvaro Celleri explicó que “El Ordeño” es una empresa láctea de Ecuador con 20 años en el mercado,, cuyos principales productos son la leche en polvo y Tetra pak “producimos leche para los desayunos escolares, abarcando 1,2 millones de alumnos”, indicó.  Comentó que la esencia de la compañía son 6000 productores lácteos muy pequeños, que asociados pueden alcanzar escala y vender en los centros de acopio. 

Celleri dijo que la tecnología blockchain les permite tomar mejores decisiones basadas en datos y, de manera innovadora, aumentar la eficiencia y la calidad, involucrando a los productores, acopiadores, industriales y consumidores. “Queremos digitalizar todo lo que podemos en la empresa. El próximo paso al que apunta la compañía es crecer en mercados y exportar, hoy, las grandes cadenas de supermercados exigen trazabilidad, y el blockchain es una herramienta que nos permite eso”, apuntó.

Seguidamente, Albán Sánchez Cabezas dijo “El gran reto en blockchain es que viene formando parte de una carrera de relevos, donde los que se tiene que entregar es la información, y en el sector agrícola, la entrega de información tiene particularidades”. En ese sentido, manifestó el desafío de conectividad al que se enfrentan las áreas rurales. 

Sánchez Cabezas mencionó que el principal reto de la adopción no es la adopción en sí, sino de la estrategia empresarial empresarial que lo acompañe, “hay muchas aplicaciones y tecnologías digitales disponibles en el mercado, si no tenemos clara la estrategia, va a ser muy difícil ver el retorno de la inversión”, acotó. 

 

Para finalizar, Gerardo Escudero manifestó que desde IICA, vienen trabajando en la implementación de casos piloto de blockchain para acortar brechas en el sector agroalimentario de América Latina y Caribe. “Tenemos que crear ecosistemas sobre la base del blockchain de comercialización y de negocios, el reto es sumar alianzas. El blockchain te da la posibilidad de conectar nodos”, argumentó.

Escudero destacó la importancia de la gobernanza, las regulaciones y las leyes para apalancar el desarrollo y adopción de innovación, y que esta sea inclusiva. Indicó que el desafío es llevar la adopción a otro nivel, a los productores, y aprender haciéndolos parte desde el inicio, mostrarle casos exitosos y evidencias de mejora de la rentabilidad económica por su implementación, en ese punto comentó “los productores tienen que ver la relación de costo/beneficio, los pilotajes que lleva adelante el IICA en la región demuestran los beneficios con creces. Nuestro principal desafío es seguir impulsando la digitalización en todos los países de América Latina y Caribe”.

 

En el cierre, Eugenia Saini destacó que, para continuar promoviendo la tecnología de blockchain, es necesario trabajar con aquellos que desarrollan el marco jurídico necesario, para contar con una legislación que permita su expansión. Adicionalmente, remarcó, junto con los panelistas, la importancia de sumar otros actores que puedan beneficiarse de esta herramienta, en esa línea concluyó “es muy importante buscar acciones de cooperación con otras agencias y organismos multilaterales de inversión, para hacer más accesible las herramientas de blockchain a los agricultores familiares y de menor escala”. 

  

Tener la voz de los protagonistas y usuarios de las AgTech, conocer sus experiencia y desafíos es clave para trabajar en ellos y acrecentar el ecosistema. El espíritu de este ciclo de webinars es acercar a los actores, cerrar brechas y difundir la potencialidad de las herramientas digitales más allá de la trazabilidad de los sistemas agroalimentarios. 

 

***

Sobre FONTAGRO

FONTAGRO se creó 1998 con el propósito de promover el incremento de la competitividad del sector agroalimentario, asegurando el manejo sostenible de los recursos naturales y la reducción de la pobreza en la región. El objetivo de FONTAGRO es establecerse como un mecanismo de financiamiento sostenible para el desarrollo de tecnología e innovaciones agropecuaria en América Latina y el Caribe y España, e instituir un foro para la discusión de temas prioritarios de innovación tecnológica. Los países miembros son: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, España, Honduras, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela. En los últimos 22 años se han cofinanciado 167 plataformas regionales de innovación agropecuaria por un monto de US$124 millones, que ha alcanzado a 452 instituciones y 33 países a nivel mundial.