Por Comunicaciones

El 8 de septiembre de 2021, se llevó a cabo la primera reunión del Comité Científico de FONTAGRO, liderado por Eugenia Saini, Secretaria Ejecutiva de FONTAGO, contó con la participación de los delegados de trece de los países miembros, y como invitados especiales el Dr. Gert-Jan Stand Gerente del programa ASTI y Alejandro Nin Pratt investigador senior del Programa ASTI del Instituto Internacional de Investigación sobre Políticas Alimentarias o sus siglas en inglés IFPRI (International Food Policy Research Institute).

Gert-Jan Stads, presentó información acerca de la inversión del sector público en ciencia y tecnología en la región y la importancia de los datos para generar información estadística en serie de tiempo respecto a la inversión pública en investigación y desarrollo en el sector agropecuario de América Latina y el Caribe. Recalcó que los tomadores de decisiones requieren tener datos relevantes y análisis correctos para tomar diseñar políticas y mecanismos de inversión que promuevan el impacto en la región.

Alejandro Nin Pratt, indicó que “la recolección de datos se justifica si el costo de esos datos resulta en un beneficio”, por lo que, ASTI incorpora el análisis integrado para ir más allá de la colección de datos, y trabajar con los colaboradores en los países y los beneficiarios directos, transfiriendo herramientas y métodos. “La recolección de datos es un componente en el proceso de cómo y cuánto invertir en investigación”.

Los representantes de los 15 países miembros de FONTAGRO discutieron la importancia de registrar datos generados desde las actividades científico-técnicas de las instituciones de investigación y las universidades; y la importancia del almacenamiento y análisis de los datos.

Eugenia Saini, presentó el resultado de la investigación realizada en el último año, acerca de lo que otras instituciones internacionales de investigación en ciencia y tecnología realizan en el tema. Además destacó que “Cuando se habla de competitividad, se habla de innovación y la innovación requiere de fomentar el nuevo conocimiento, la ciencia y tecnología”. Además, recalcó “La agricultura es fuente de solución para muchos de los problemas de la sociedad a nivel mundial” y de las economías de nuestros países.

Otros participantes del comité, como Marta Alfaro de Chile, Miguel Sierra de Uruguay y Esther Esteban Rodrigo de España, destacaron la importancia de estos ejercicios de trabajo en red para el monitoreo de los avances científicos mundiales, muchos de los cuales provienen de sectores diferentes al agroalimentario. Por otro lado, Mario Vargas de Bolivia destaco que el trabajo en red que fomenta FONTAGRO es clave para los países, especialmente durante los procesos de planeamiento y priorización de las inversiones en investigación y desarrollo. Por otro lado, Raul Jaramillo de Ecuador, destaco que fomentar el trabajo colaborativo requiere de aumentar la participación de jóvenes científicos y técnicos, como hijos de productores, para fortalecer las nuevas generaciones de expertos y trabajadores de la agricultura del futuro. Adicionalmente se destaco entre los participantes, la necesidad de promover la investigación multidisciplinario y con todos los actores claves de modo de lograr procesos de co-innovacion.

Finalmente, Eugenia Saini destaco el trabajo de priorización de áreas de inversión en investigación y desarrollo que están haciendo los países en el marco de las actividades del comité. Con esta actividad y otras a futuro se elaborara la agenda de trabajo para el 2022.

 

***

Sobre FONTAGRO

FONTAGRO se creó 1998 con el propósito de promover el incremento de la competitividad del sector agroalimentario, asegurando el manejo sostenible de los recursos naturales y la reducción de la pobreza en la región. El objetivo de FONTAGRO es establecerse como un mecanismo de financiamiento sostenible para el desarrollo de tecnología e innovaciones agropecuaria en América Latina y el Caribe y España, e instituir un foro para la discusión de temas prioritarios de innovación tecnológica. Los países miembros son: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, España, Honduras, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela. En los últimos 22 años se han cofinanciado 167 plataformas regionales de innovación agropecuaria por un monto de US$124 millones, que ha alcanzado a 452 instituciones y 33 países a nivel mundial.