Por Comunicaciones

Panamá ha sido miembro de FONTAGRO desde su creación en 1998 con un aporte de US$ 5.0 millones. Durante los 22 años de membresía, hemos participado de 32 consorcios por un monto total de US$ 29.2 millones, de los cuales US$ 9.9 millones fueron aportados por el FONTAGRO y otras agencias. Panamá ha liderado 6 de estos consorcios que suman un total de US$ 5.2 millones. Los proyectos trabajados han abarcado investigación y desarrollo tecnológico en cambio climático, arroz, papa, maíz, frijol, café́, plátano, ganadería, entre otros.

Dr. Arnulfo Gutiérrez, director general del Instituto de Innovación Agropecuaria de Panamá (IDIAP) y actual presidente de FONTAGRO.

Centroamérica es una región enormemente diversa, que en sus diferencias, enfrenta desafíos similares. Se trata de un importante reservorio de biodiversidad y un nicho para cultivos y animales de importancia mundial. Desafortunadamente, es una de las regiones más vulnerables del mundo a los extremos con sequía, inundación, inseguridad alimentaria, actual y anticipada al cambio climático. Por lo tanto, hablar de soluciones requiere de un enfoque integral, que incluya a los diversos actores de las cadenas y esfuerzos en investigación y desarrollo que permita la seguridad alimentaria y la gestión sostenible de los recursos naturales.

Se han obtenido logros en el desarrollo de cultivos ricos en micronutrientes (biofortificados) que son significativos a nivel mundial y regional, las herramientas tecnológicas que permiten obtener información con alta resolución espacial y temporal de los sistemas productivos, transformando los sistemas de gestión del riego tradicional en sistemas de alta precisión y el mejoramiento de especies de interés agropecuario como un aporte a la soberanía tecnológica, son elementos clave, puesto que pretenden dar un agregado de valor a la producción y desarrollo productivo, económico y social a la región. En la actualidad, son una necesidad de nuestro ecosistema de desarrollo, por ello estamos encaminados hacia la producción de conocimiento en todos estos aspectos.

Por medio del trabajo en red, FONTAGRO se ha apoyado en la ciencia buscando dar respuesta a estas necesidades con proyectos como Alianzas regionales para la diseminación de frijol rico en hierro en países de América Latina, Horticultura Protegida, Arroz más productivo y sustentable para Latinoamérica y Alerta temprana para el manejo del Tizón tardío de la papa. Estos proyectos forman parte del compromiso con la región de contribuir al desarrollo de tecnología agropecuaria en los países que forman parte, compartiendo los resultados de las investigaciones de forma abierta, siempre buscando que estas lleguen más lejos y a más personas.

Los proyectos son el resultado de la instauración de plataformas de cooperación regional, son una muestra de que la ciencia en acción puede brindar respuestas positivas a las necesidades en la agricultura en nuestros territorios, son una prueba fiel del esfuerzo y la buena voluntad de múltiples sectores que se han comprometido con el desarrollo de la región de una forma sustentable, para asegurarnos que nuestros recursos van a servir a muchas generaciones. Todavía queda mucho por hacer, pero todo lo logrado hasta el momento sirve como combustible para avanzar hacia nuevos retos y alianzas que nos permitirán brindar mejores soluciones integradas y seguir contribuyendo.  En este sentido, el trabajo de FONTAGRO cada día va alcanzando mayor relevancia en la región.

 

***

Sobre FONTAGRO

FONTAGRO se creó 1998 con el propósito de promover el incremento de la competitividad del sector agroalimentario, asegurando el manejo sostenible de los recursos naturales y la reducción de la pobreza en la región. El objetivo de FONTAGRO es establecerse como un mecanismo de financiamiento sostenible para el desarrollo de tecnología e innovaciones agropecuaria en América Latina y el Caribe y España, e instituir un foro para la discusión de temas prioritarios de innovación tecnológica. Los países miembros son: Argentina, Bolivia, Chile, Colombia, Costa Rica, Ecuador, España, Honduras, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay y Venezuela. En los últimos 22 años se han cofinanciado 167 plataformas regionales de innovación agropecuaria por un monto de US$124 millones, que ha alcanzado a 452 instituciones y 33 países a nivel mundial.