Inicio REGIONAL FUND FOR AGRICULTURAL TECHNOLOGY

1794 - Estrategia de Innovación Tecnológica para Mejorar la Productividad y Competitividad de Cadenas Producto para Centroamérica y República Dominicana

La productividad, competitividad, seguridad alimentaria y nutrición son temas que están marcando la agenda de muchos países localizados en la franja tropical, debido en buena parte a la volatilidad de precios de los alimentos que afectan la economía nacional y regional. Los precios de insumos y productos agrícolas, con altibajos, continúan experimentando una fuerte aceleración, por encima de la tendencia mostrada desde los inicios de la presente década, impactando el costo de los alimentos en Centroamérica y República Dominicana.

En Centroamérica, el Informe Estado de la Región en Desarrollo Humano Sostenible 2008 señala abundancia de tierras fértiles y tradición agrícola, pero también inserción comercial débil en la economía mundial en los últimos 20 años. En este marco, la seguridad alimentaria y nutricional es frágil, lo que aunado al incremento de los precios de los alimentos genera un panorama regional de vulnerabilidad. Seis de los ocho países incluidos en esta CT muestran índices globales de hambre de moderado a serio, con base en estudios muy recientes del IFPRI .

El panorama es más preocupante si se considera la dependencia en la importación de alimentos los cuales también muestran tendencia a la alza. A pesar de que las actividades productivas son el principal eje económico regional, la situación es muy desigual, siendo el sector de granos básicos el que presenta atrasos más considerables. Según datos de ASTI (IFPRI, 2008), la región Centroamericana se ubica por debajo de los $100 millones en gasto público dedicado a la innovación e investigación en tecnologías agrícolas, lo que -aunado a la baja inversión del sector privado- limita el fomento de la productividad y el fortalecimiento agropecuario.

En el caso de República Dominicana, el Banco Mundial ha identificado una inflación considerable en los precios de los alimentos básicos, lo que pone en peligro los componentes de la seguridad alimentaria en el país. El INCAP (2008), ha determinado que el incremento de los precios, puede llevar a 2 millones de dominicanos a condiciones de indigencia.

Como corolario de esta situación, el costo de la canasta básica aumentó 21% en Costa Rica, 8% en Panamá y 68,4% en Nicaragua, y 68,9% en Honduras entre el año 2000 y el 2008, (Estado de la Región en Desarrollo Sostenible, 2008).

Para las familias con bajos ingresos, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) indica que el alza en los precios ha generado una disminución en el consumo de alimentos para el período 2006-2007: En El Salvador de 10,9%, en Guatemala 6,4%, en Honduras de un 12,8% y en Nicaragua de 26,7%, esto afecta el ya limitado acceso a productos alimenticios de la población más vulnerable. Según la CEPAL, de una población total de 32,8 millones de personas en Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua, aproximadamente 6,8 millones de ellas (20,8% de la población total) se encontraban en situación de subalimentación antes de la crisis del alza de los precios de los alimentos de 2008.

Para Centroamérica y República Dominicana, la realidad descrita puede poner en retroceso algunos avances sociales que se han alcanzado con dificultad. La situación genera retos importantes y constituye un llamado para los gobiernos, el sector privado, la sociedad civil y la cooperación internacional para identificar y ejecutar urgentemente medidas integrales para superar la crisis (PMA, 2008).

En foros políticos y técnicos de la subregión se ha hecho énfasis en la necesidad de adoptar el enfoque de cadenas de valor como herramienta estratégica, así como la necesidad urgente de aumentar la productividad y competitividad de los principales rubros alimenticios, fortalecer el comercio regional y los flujos de información entre países. Las ventajas del enfoque de cadenas de valor son bien reconocidas: Cooperación entre sectores público y privado, énfasis en redes, economías de escala y comercio, orientación al segmento de la agricultura de pequeña escala y por ende consideración de factores críticos de carácter social, económico y ambiental.

En conclusión, la crisis evidencia el precario equilibrio de la seguridad alimentaria y nutricional de los estratos más pobres y la interdependencia compleja con la economía mundial. Adicionalmente pone en evidencia la necesidad de fortalecer el sector; elevar el financiamiento estratégico para la producción de alimentos, en especial granos básicos; reforzar los sistemas de tecnología y la asistencia técnica pública y privada al productor; y desarrollar políticas de seguimiento al mercado interno y protección a los grupos vulnerables (BCIE, 2008).

Read MoreShow Less
Organizacion Pais Investigador Responsabilidad
Sistema de Integración Centroamericano de Tecnológica Agropecuaria CR Miguel Ángel Martínez Ramos Organismo Ejecutor
Sistema de Integración Centroamericano de Tecnológica Agropecuaria CR Países Red SICTA Organismo Co-ejecutor

Fuente de financiamiento

Origen del Recurso US $
Banco Interamericano de Desarrollo 1,000,000.00
Contrapartida 533,458.00

Plazo ejecución

Lun, 12/20/2010
Vie, 12/20/2013
Vie, 06/20/2014
designed by anden solutions.