Inicio REGIONAL FUND FOR AGRICULTURAL TECHNOLOGY

Variabilidad y Cambio Climático en la Expansión de la Frontera Agrícola en el Cono Sur: Estrategias Tecnológicas y de Políticas para Reducir Vulnerabilidades

ID: 
8011
Resumen Ejecutivo: 

Las evidencias sobre el fenómeno del cambio climático han sido ampliamente reportadas, entre otros, por el Panel Intergubernamental para el Cambio Climático (IPCC). Así, el cuarto informe del IPCC (2007) concluye que la temperatura global ha aumentado entre 0.57 y 0.95 oC en los últimos 100 a 150 años y que el calentamiento del sistema climático es inequívoco y evidenciado a través de mediciones en los aumentos de las temperaturas del aire y los océanos, así como en el derretimiento de glaciares y aumentos en el nivel del mar. La comunidad científica internacional que trabaja en el tema “Cambio Climático” ha desarrollado escenarios climáticos que pueden ocurrir en períodos bastante distantes (en los próximos 50 o 100 años). Estos escenarios presentan un nivel alto de incertidumbre para ser considerados en forma práctica para actividades de planificación y toma de decisiones. Los desafíos más importantes que las sociedades enfrentan hoy y en el futuro cercano en relación al cambio climático son aquellos vinculados a la ocurrencia de eventos adversos (incluyendo los extremos) causados por cambios en la variabilidad.

El Cono Sur de América Latina es una de las principales regiones productoras de alimentos del mundo, y por lo tanto afecta la seguridad alimentaria a nivel global. Es además una de las pocas regiones de clima templado y subtropical que expande significativamente su frontera agrícola y dispone de la mayor reserva de suelos cultivables en el mundo. El crecimiento del área agrícola en esta región está fuertemente liderado por el cultivo de soja. Desde el cambio de siglo, la soja casi duplicó su superficie en el Cono Sur, incorporando 18 millones de hectáreas a la agricultura. La alta competitividad de la soja en relación a otros rubros desplazó a la producción pecuaria intensiva (lechería y ganadería intensiva) y además sobre pastizales y bosques nativos. La agricultura regional de granos ha dado evidencia de una altísima capacidad de reconversión tecnológica por ejemplo al sustituir en muy pocos años la labranza convencional por la Siembra Directa. Ese cambio resultó inicialmente en grandes beneficios a la conservación de suelos al disminuir la tasa de erosión y mejorar el contenido de Carbono Orgánico, a través del agregado de rastrojos en superficie. Sin embargo, las tendencias observadas en el cambio de uso de la tierra, con un predomino del cultivo de soja, el estancamiento en las áreas de cereales y la disminución de las pasturas en las rotaciones están contrarrestando estos beneficios. Varios trabajos regionales muestran claramente el impacto negativo de la alta frecuencia del cultivo de soja sobre la materia orgánica del suelo, la tasa de erosión, el balance de nitrógeno y las propiedades físicas.

La expansión de la agricultura en el Cono Sur a zonas que en general presentan menor aptitud que las tradicionales, y la disminución del área de pasturas rotando con cultivos anuales supone mayores riesgos asociados al clima actual (los sistemas de producción se vuelven más vulnerables). Estos riesgos pueden crecer en un clima que está cambiando y que puede traer escenarios con mayor variabilidad incluyendo eventos extremos más frecuentes y más perjudiciales. Por estas razones es necesario evaluar la sustentabilidad de la expansión agrícola en el escenario climático actual y en un rango de escenarios posibles de cambio climático. Por otra parte la dimensión económica y social de los cultivos de grano tiene una dimensión sin parangón con otras regiones. Cuatro de las seis economías tienen en el subsector soja el rubro más importante de comercio exterior.

La mayoría de los estudios de cambio climático se enfocan en escenarios muy distantes en el tiempo (típicamente para el período 2070-2100), que es un período que influye muy poco en la toma de decisiones y en el establecimiento de políticas agropecuarias. Por otro lado los estudios de cambio climático en general no incluyen medidas objetivas de la incertidumbre asociada a los escenarios utilizados y por lo tanto pueden ser una guía no válida para la toma de decisiones y la elaboración de políticas agropecuarias de largo plazo. Es necesario evaluar los riesgos y la sustentabilidad de la expansión agrícola para escenarios de cambio climático para un período más cercano y relevante para los tomadores de decisiones (por ej.: 10 a 30 años), y que incluya además medidas de incertidumbre.

Read MoreShow Less
Indicar el monto que el consorcio solicita a FONTAGRO y los aportes estimados de contrapartida
Recursos FONTAGRO US $: 
474.700
Recursos de contrapartida US $: 
599.818
Monto total estimado US $: 
1.074.518
Período de ejecución (meses): 
36
Organismo ejecutor líder del consorcio
Nombre de la Organización Líder del consorcio: 
Nombre del Investigador Principal: 
Jorge Sawchik
Nombre de la máxima autoridad de esta institución: 
Alfredo Picerno, Director Nacional
Integrantes del consorcio (Organismos co-ejecutores)
Nombre del Investigador Líder: 
Daniel Ligier
Cargo del Investigador Líder: 
PDF Cropping Systems Management
Nombre del Investigador Líder: 
Isaac Maldonado
Cargo del Investigador Líder: 
Coordinador Nacional de Agrometeorología
Nombre del Investigador Líder: 
Alodia Gonzalez
Nombre del Investigador Líder: 
Edward Peña
Cargo del Investigador Líder: 
Investigador en ELP
Nombre del Investigador Líder: 
Bram Govaerts
Cargo del Investigador Líder: 
PDF Cropping Systems Management
Organismos Asociados
Nombre del Investigador Líder: 
Emilio Ruz
Cargo del Investigador Líder: 
Secretario Ejecutivo
Nombre del Investigador Líder: 
Walter Baethgen
Cargo del Investigador Líder: 
Director Latin American/Caribbean
Nombre del Investigador Líder: 
Henrique Pereira do Santos
Cargo del Investigador Líder: 
Pesquisador
Documentos : 
designed by anden solutions.